IMG_8649-F-W

Actualmente Pilates es conocido como uno de los mejores ejercicios para el embarazo.

Hacer Pilates representará una nueva herramienta para los cambios que habrá en su cuerpo. Siéntase segura que Pilates clásico será muy saludable para ti y tu bebé.

Nunca hará esfuerzos extremos, no será la clase más sencilla, simplemente hará lo necesario para su cuerpo.

(Le aconsejamos siempre preguntarle a su ginecólogo si puede hacer ejercicio de cualquier tipo).

Si nunca ha practicado Pilates antes del embarazo le recomendamos empezar después de las 12 o 15 semanas. Si ha estado practicando antes, puede seguir su misma rutina hasta las 12 o 15 semanas, luego pasarías al programa especial para embarazadas.

Beneficios:
  • Fortalecimiento de los músculos del piso pélvico, piernas, brazos y espalda. Esto hace que su columna esté más larga, y se abra el pecho logrando que tenga más espacio para su bebé.
  • Una mejor postura.
  • Se sentirá más cómoda y menos susceptible a dolores de espalda.
  • Fuerza y control en su cuerpo.
  • Mejor coordinación y balance.
  • Tendrá más energía.
  • Ideal para recuperarse después del parto.

Practicando Pilates Clásico tendrá un balance en su vida física, psicológica y emocional.

Física porque será más flexible, fuerte y coordinada. Psicológica porque le ayudará a balancear sus hormonas y obtendrá esa armonía para que su cuerpo trabaje eficientemente. Emocionalmente porque le hará sentirse con más control de su vida. Lo cual le dará felicidad.

Recupérate después del embarazo.

Te recomendamos después del embarazo retomar tus clases de Pilates, para una pronta recuperación de tus músculos del abdomen y piso pélvico, además de fortalecer tus brazos y piernas que te ayudarán con el cuidado de tu bebé, recoger tu abdomen y tus músculos, y a recuperar tu peso lo antes posible.